Deja un comentario

Lucha contra el Paro: Estrategias, equipo y pociones varias

08 Paro

Dependiendo de cómo te lo plantees, el paro puede ser tanto una época de cambio de perspectiva y crecimiento personal como uno de los peores monstruos que puede afectar tu salud; mental y físicamente. Aunque, en esencia, todo depende de cómo te plantees este tiempo sin trabajo, en ocasiones no puede evitarse llegar a un punto alto de negatividad, que inevitablemente tenderá a afectar a los que nos rodean y a nosotros mismos a corto y medio plazo.

Por ello, hemos decidido dejar la parte más importante de la búsqueda de empleo para el final.

Mantener un buen ánimo durante el proceso de búsqueda de empleo NO ES OPCIONAL. No se trata de ser feliz y sentirse satisfecho con cómo se está en ese momento (evidentemente todos queremos trabajar, ya que para eso hemos estado dedicándole tiempo a la carrera y en ocasiones nuestra familia necesita los ingresos) sino de plantearse que una mala actitud puede resultar clave en el cómo, cuándo, por qué y con quién acabamos nuestro período de desempleo.

Como hemos comentado, acabar con la negatividad depende, en un 99,9% de nosotros mismos. Aunque tengamos amigos, familia o incluso ayuda profesional para apoyarnos en estos combates, la decisión de salir del agujero será lo que nos permita hacerlo de verdad. Aún así, desde GameDesignReflectios queremos proponerte algunos pequeños trucos que pueden servirte para aligerar la carga y facilitar el proceso. Puedes realizarlos todos, alguno o con los que te sientas más cómodo, ya que recuerda: Lo importante eres tú. Combínalos como quieras, busca compañía para no hacerlos en solitario o incluso inventa tus propias opciones a partir de la lista. ¡Todo vale!

.

No dejes de hacer las cosas que te gustan

having-fun-dribbble

Estar en el paro significa tener que buscar empleo. Esa verdad es tan obvia como que no podemos, físicamente, estar las 24 horas del día en internet echando cv, haciendo contactos o mejorando nuestro perfil profesional. Así pues, para que nos cundan esas horas de trabajo que le dedicamos al día, necesitamos refrescar la mente y mantenerla activa. Sal a pasear, al bar de la esquina, lee o ponte a ver la nueva temporada de esa serie que tanto te gusta. Castigarnos sin disfrutar de lo que nos hace felices no sólo baja nuestros niveles de serotonina –empeorando nuestro humor y debilitando nuestro sistema inmunitario- sino que empeora sustancialmente la productividad cuando toca trabajar.

Si además tienes un grupo habitual de amigos, evita la tentación de alejarte de ellos porque “tienes que trabajar”, “te sientes culpable por no estar haciendo cosas útiles” o excusas del estilo. Estar en el paro NO significa recluirse en un rincón de casa. De hecho, para los puestos creativos es extremadamente importante mantener un flujo constante de ideas (y no hablamos sólo con vistas a realizar proyectos propios, sino a estar preparados para una entrevista o una prueba) por lo que relacionarte con otras personas es tan entretenido como beneficioso para que este río de opiniones no se seque. Existen términos medios muy asequibles entre pasarnos el día fuera de parranda y convertirnos en eremitas delante del pc, de manera que intenta sacar, al menos, una hora para relacionarte con los que te rodean y aprecian –¡a las malas, los tiempos de comida sirven!- y no olvides que aquellos que te quieren también lo pasan mal si no eres feliz.

Como último recurso, si no lo haces por ti, piensa en su beneficio a la hora de cuidarte un poco y aliviar tu carga.

.

Mens sana in Corpore sano

exercising

Esta frase no puede ser más acertada cuando buscamos encontrarnos en forma no sólo para enfrentarnos al paro, sino en nuestra vida general. Además de resultar muy positivo para el cuerpo, realizar ejercicio al menos dos veces a la semana y mantener una buena alimentación determinará en gran medida lo fresca que esté nuestra mente a la hora de trabajar. Las actividad física no sólo nos distrae de los problemas, sino que nos ayuda a encauzar posibles sentimientos negativos (como rabia, culpa e impotencia) descargándolos en forma de energía y esfuerzo.

¿Hay deportes mejores que otros? Depende. Si lo que queremos es desahogarnos, probablemente la natación o atletismo sean nuestras mejores opciones. Si queremos aprovechar para pasarlo bien en grupo; el baloncesto, fútbol o cualquier opción en equipo nos ayudará a mejorar nuestro estado físico a la vez que nos entretenemos con gente de nuestra edad. ¿Buscas algo más relajado? El pilates, yoga o tai chi han demostrado ser excelentes métodos para calmar la mente y el cuerpo, por no decir que mejora la flexibilidad y fortalece los músculos de la espalda que tanto sufren al estar durante horas delante del pc. Si tu estado económico no te permite salir de casa, también existen guías en internet y videotutoriales en youtube sobre cómo realizar sencillos ejercicios en tu propia habitación, ¡así que no hay excusas para no moverse!

.

Haz algo diferente cada día

calendars

Un problema típico durante el paro es el paso del tiempo sin que nos demos cuenta. Para cuando queremos fijarnos, quizás haya transcurrido un mes desde la última vez que hicimos algo “últil” –entiéndase, que afectase a nuestro estado laboral- lo cual no sólo tiende a deprimir aún más, sino que encima no somos conscientes de que dicho período ha transcurrido hasta que vemos el calendario. Para evitar esto, la mejor opción es llevar un horario de tareas, planteándonos distintos días de la semana para trabajar de alguna manera en las posibilidades laborales de las que disponemos y realizar nuestros pequeños proyectos. No es necesario que pongamos el despertador todos los días a las 6 como si fuésemos a levantarnos para trabajar (ya que, seamos realistas, a nadie le gusta madrugar y probablemente no tengamos tanto trabajo por hacer) pero si estás realizando mods, juegos personales y demás, plantéatelo como una buena opción con vistas a un simulacro de empleo real. Si te sientes más cómodo trabajando por la tarde, pon una alarma y convéncete a ti mismo para trabajar hasta que suene de nuevo –al cabo de 2, 4 o las horas que prefieras – apagando el móvil y cerrando las redes sociales hasta entonces. ¡Si no inviertes en ti mismo, nadie lo hará por ti!

Estar desempleado también es un momento óptimo para empezar cursos y cultivar o mejorar tus aptitudes. Existen páginas gratuitas como MiríadaX.com que ofrecen cursos increíblemente variados, amén de que, gracias a las nuevas tecnologías, trastear con los principales motores de desarrollo y aprender a hacer tus propios niveles es más fácil y asequible que nunca. Ojea tutoriales en youtube, pregunta en los foros oficiales -¡sí, allí también hay códigos de ejemplo y profesionales que pueden ayudarte!- y prepárate para ser un mejor candidato la próxima vez. De este modo, mejorarás tu perfil no sólo con títulos extra, sino con ejemplos palpables de tu habilidad.

Los hobbies son otro método alternativo que te ayudará a la hora de mantener la mente y el cuerpo ocupados. ¿Sabías que se ha comprobado que el ganchillo es un excelente remedio contra la depresión? El miniaturismo, pintar, escribir y, en verdad, cualquier cosa que te divierta –incluido jugar a videojuegos- son tareas que en inicio siempre resultan tediosas, pero pueden ayudarte en un día de aburrimiento absoluto o en jornadas que preferirías pasar tumbado en la cama lamentándote por tu suerte. ¡No dejes que gane el tedio y utiliza todo lo que te haga feliz para moverte ese día!

.

Premia cada pequeña lucha

daylight coffee and cakes

Uno de los errores más frecuentes cuando realizamos una entrevista o una prueba es comerse la cabeza hasta que sabemos el resultado. Esto implica, aproximadamente, entre dos semanas y un mes (por no decir más, si la empresa no se molesta en respondernos) de “¿Me habrán llamado y no lo he visto?” “¿En qué pude fallar?” “¿Y si tengo la bandeja llena y por eso no me ha llegado su correo?” y otras muchas preguntas que sólo aumentarán nuestra ansiedad y harán más intensa la caída en caso de no ser el candidato escogido. Por tanto, cuando hayas terminado una parte del proceso y no sepas si va a continuar o no, prémiate por tu esfuerzo y OLVÍDATE DEL TEMA.

Como bien decía uno de mis profesores en la universidad: “Carcomerte por algo que no está en tu mano hasta que sepas el resultado no va a servirte de nada. Utiliza el esfuerzo que emplearías en darle vueltas para estar doblemente preparado en la siguiente prueba.”, así que airéate, sal y date un pequeño capricho en forma de helado, un buen café bombón o cualquier pequeño detalle que puedas repetir fácilmente la próxima vez. De este modo, cuando realices un test no sólo tendrás la motivación de estar optando a un puesto de trabajo, sino de saber que luego podrás tener tu merecido momento de placer.

.

Si todo falla, plantéate buscar ayuda profesional

A6 Family therapy

Si, pese a todos los intentos anteriores, sientes que estás entrando en “algo más que tristeza” por tu situación personal, no descartes consultar con un médico. Hay muchos casos de depresión por desempleo y no es nada de lo que haya que avergonzarse, especialmente si no eres el único al que afecta tu situación personal. ¿Qué te hace sentir mal? ¿Por qué? Háblalo con la gente que te sea de confianza y, si aún así crees que no es suficiente o que puede haber algún problema subyacente, consúltalo con un psicólogo o tu médico de cabecera. En ocasiones, un problema que sólo debería afectarnos a nivel profesional puede acabar infectando otras partes importantes de nuestra vida, convirtiéndose en un peligro físico y mental.

Así pues, si consideras que tu “apatía” ha podido convertirse en una enfermedad o ha empezado a afectarte gravemente en cómo te relacionas con tu entorno o contigo mismo, buscar ayuda de un médico puede ser la opción que buscas. El miedo, la inseguridad y la tristeza son perfectamente normales durante el proceso de búsqueda de empleo y, en muchas ocasiones, traen algo mejor que lo que dejan atrás. Intenta ver el vaso medio lleno –sí, falta la otra mitad de agua, pero al menos no te morirás de sed- no te encierres en tus miserias y plantéatelo como un momento no sólo para hacer todo lo que en su día no pudiste por tiempo o compromisos, sino para aprender y disfrutar de los tuyos.

.

En pocas palabras: HAY LUZ AL FINAL DEL TÚNEL. Simplemente no podemos esperar que el viaje por dentro del mismo sea igual de corto o esté tan iluminado como el de los demás. Con paciencia y continuando el avance, algún día acabarás viendo el otro lado y, cuando transcurra algo más de tiempo, quizás incluso te plantees ese momento como “los días que aprendiste a encender tu propia antorcha con una cerilla mojada”, pudiéndote sentir doblemente orgulloso de ti mismo y el viaje que realizaste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: